jueves, 27 de abril de 2017

La olímpica endecha

Para los que queráis leerla de nuevo, aquí tenéis la endecha (un poema que sigue la estructura del romance, pero con versos heptasílabos) que los alumnos de 1º ESO B recitaron al Jurado del concurso "Sabores do mundo".


 Es el heptasílabo
un gran verso italiano
e hicimos esta endecha
en honor al dios Baco,
anfitrión de este templo
al que nos ha invitado
a probar los manjares,
dulces y delicados,
de tierras europeas
y del mapa africano.

Daré la explicación
del hecho extraordinario
pues los dioses no suelen
mostrarse a los humanos.

Baco estaba en la playa,
en la orilla, paseando;
le duele la barriga.
"¡No debí comer tanto!"
Y mientras caminaba,
gran pedo se ha tirado.
De los mares venido,
sobre olas cabalgando,
Neptuno, dios marino,
aparece, mareado.
- ¡Por Júpiter y Hera!
Baco, tío, ¡¿serás guarro?!
Mis peces creo muertos
¡yo mismo he enfermado!
- Perdona, amigo mío,
que se me ha escapado;
es culpa de las habas
que he desayunado.
Deseo compensarte
por haberte enojado:
en Tui doy una fiesta
donde eres invitado.

Así el dios Neptuno
perdonó el agravio.
Y como Baco sabe 
que es Neptuno apocado
avisó a otros dioses
del festín celebrado.

Por eso del Olimpo
los dioses han bajado;
sus nombres os diré 
para irlos presentando.

Yo soy el dios Apolo,
dios de la lira y el arco
y he venido a esta fiesta
a petición de Baco.

El padre de todos es
Júpiter, dios del rayo,
al banquete ha venido
a divertirse un rato.
Y Hera, que es su esposa,
acude a vigilarlo:
de todos es sabido
que es ligero de cascos.

Si hoy es día hermoso,
sin lluvia y cielo claro,
y crecen muchas flores
en jardín perfumado,
aunque sea diciembre,
es por Flora, que a Baco
agradece y agrada
por haberla invitado.

 El tridente que lleva
Neptuno en la mano
es, en verdad, tenedor,
grande y desmesurado,
pretende comer todo
y no dejar bocado. 

Menos mal que está Diana,
que con su flecha y arco,
apunta al dios marino
¡y que no toque un plato!

¡Arrodillaos todos!
que por fin ha llegado
la bellísima Venus
de la mano de Baco.

- Os doy la bienvenida
al templo consagrado
al vino y a la fiesta
y a mí: soy Baco.
Aunque soy el dios del vino
- por ello soy alabado -
no traje el dulce néctar
de la uva fermentado;
mi tutora no quiere
que la echen del trabajo.

Urania, que es musa,
fue quien nos ha indicado
las mejores recetas
que hornean los humanos.
La musa de tragedias,
Melpómene, ha llegado,
a inspirar el final 
de todos estos platos.
Debemos a Polimnia
estos versos rimados,
musa de la retórica,
va vestida de blanco.
Euterpe, con su flauta
unas notas va dando
y que baile Terpsícore,
por lo menos un rato.
Es la musa Terpsícore
de la danza, y, bromeando,
entra en esta velada
bailando como un pato.

Que Pluto esté presente
es curioso y extraño:
tiene pocos amigos
por ser rico y avaro.

¡Temblad todos! es Némesis
que acude a recordaros
que vengarse os promete
si no somos premiados.

A los guapos y gentiles 
miembros de este jurado
ofrecemos las viandas:
¡los mismos dioses las guisaron!

Ya se acaba la endecha.
Tan solo suplicamos
sinceros abucheos
si ha sido esfuerzo vano,
o aplaudáis estos versos
si, en verdad, os gustaron.                                                                                                 Alumnos de 1º ESO B (y la colaboración inestimable de su tutora)


No hay comentarios :

Publicar un comentario